Muchas veces tener tu historial de crédito con más de una referencia negativa puede jugar en tu contra a la hora de conseguir financiamiento. Si bien en determinados y particulares casos el historial de crédito no te es exigido o no es determinante, en otros muchos casos sí.

Para ayudarte a “rectificar el camino” el día de hoy te traemos una guía básica sobre cómo podrías limpiar tu historial de créditos para evitar futuros dolores de cabeza al respecto.

¿Qué son los historiales crediticios?

Son los registros que compilan toda la información financiera relacionada a una persona particular como tú.

Este suele adquirirse desde el mismo momento en que accediste a algún financiamiento externo de tipo créditos o préstamos.  El mismo permite a su vez el resguardar la información que con frecuencia tanto bancos como entes financieros te solicitarán para evaluarte como deudor en caso de que optes por pedir un nuevo financiamiento.

En el mismo también se encuentra señalado si canceles tus facturas a tiempo y la cantidad de deudas que hayas contraído. Muchas empresas suelen revisar este historial incluso al momento que estés solicitando un empleo en alguna de ellas.

¿Cómo es compilada la información contenida en el historial crediticio?

¿CÓMO LIMPIAR MI HISTORIAL DE CRÉDITO?

Mediante unos entes o empresas especializadas en la recolección de estos datos, conocidos también como “centrales de riesgos”. Dichos entes se encargan de trabajar con ponderaciones gráficas y matemáticas para colocarte una determinada ponderación como resultado representativo de tu historial.

Dicho puntaje es conocido como “score crediticio” y en algunos países suele hallarse su ponderación entre los 100 a 1000 puntos. Como deducirás lógicamente, si tu puntaje ronda en el rango próximo de los 100 puntos, eres un deudor de alto riesgo de probabilidades de quedar mal en el reembolso.

Mientras que si tu puntaje está próximo a los 1000, eres considerado un deudor de riesgo bajo y por lo tanto más confiable y seguro para que algún financiamiento te sea concedido.

Sobre el puntaje del historial crediticio a continuación

Como ya se te indicó, el historial crediticio cuenta con un puntaje ponderado en escala entre los 100 a 1000 puntos. La delgada línea divisoria que delimitaría si eres o no un deudor de alto riesgo se encuentre en el intervalo de los 500 a 600 puntos. Un historial que esté por debajo de esta escala entra en el rango de “deudores de alto riesgo” y cercenaría buena parte de tus posibilidades al solicitar algún préstamo.

Mientras que un historial crediticio atractivo o confiable sería aquel cuyo puntaje comience de los 600 puntos en adelante. Esto puedes lograrlo mediante el manejo inteligente de productos crediticios a lo largo de los años de forma prolongada. Es decir, adquiriendo una madurez financiera propiamente dicha en la que solicitar financiamiento, endeudarte y reembolsar de forma íntegra te brindarán muchos puntos.

De igual manera, una forma inteligente de aliviar tus deudas es evitando consumir todo el límite de tu tarjeta de crédito en caso de disponerla. De ese modo evitarás caer en el doble filo que las tarjetas implican, de hecho, si te limitas a usar solo la mitad total de la cobertura máxima de la tarjeta de crédito, notarás la diferencia en un desahogo mayor con tus deudas

A continuación, te dejamos con la presente sección de preguntas y respuestas frecuentes que seguramente te hayan surgido tras la lectura de las diferentes secciones del presente artículo.

¿Qué pasa cuando eres reportado en alguna de las centrales de riesgo?

El ser reportado a una de las centrales de riesgo implica que no has cumplido con el pago respectivo de alguno de tus financiamientos, ya sea préstamos, tarjetas de crédito o similares. De hecho, con solo no haber pagado a tiempo tu factura del gas, TV, internet o telefonía móvil, es suficiente para ser reportado en una de las centrales de riesgo, lo que implica una mancha en tu historial crediticio.

¿Cuánto es el tiempo que dura el reporte en tu historial?

El reporte hecho por parte de alguna de las centrales de riesgo de que hayas caído en alguna insolvencia por no cumplir a tiempo con tus pagos durará por lo menos el doble de tiempo que la cantidad de días de atraso que tengas en alguna de tus cuentas o financiamientos por solventar.

Esto quiere decir que si te demoraste 20 días con algún pago de préstamo al banco, el reporte durará 40 días por los menos. Lo mismo aplica a las facturas de servicios básicos a los que estés suscrito.

Cómo limpiar mi historial crediticio?

¿CÓMO LIMPIAR MI HISTORIAL DE CRÉDITO?

  • Mantén la calma y cúbrete las espaldas de los estafadores

Evita usar “soluciones milagrosas”, la magia muchas veces es la mejor excusa para capturar a incautos desesperados como tú. El canal más frecuentado es el enorme número de páginas falsas en internet que te garantizarán la limpieza rápida de tu historial crediticio.

Con frecuencia este tipo de portales falsos solo buscan que les proveas tu información privada y números de claves o tarjetas. A cambio te brindarán de una solución sin igual que muchas veces terminan estafando al usuario tras obtener sus datos. Ya estás advertido que ningún sitio web necesita de tu información para modificar el estado de tu historial de créditos.

  • Inspecciona a las instituciones financieras que te han reportado por mora

Esto podrás hacerlo de forma gratuita una vez al año, pues existen instituciones o empresas que te reportan como impago sin llegar a notificártelo. Con frecuencia las cuentas que suelen reportarte y “manchar el historial crediticio” suelen ser las de pago de servicios de gas, TV, telefonía e Internet.

  • Llega a un buen trato o acuerdo con tu acreedor

Hablando se entiende a la gente”, así lo expresa un archiconocido adagio popular y cuando tu situación económica sea bastante desfavorable, nunca está demás dejarle en claro a tu acreedor tus inconvenientes momentáneos para ver de qué manera se pueda llegar a buen puerto para solucionarlo.

Es probable que tu acreedor te ofrezca distintas alternativas, entre esas, la respectiva reestructuración del pago de tu deuda en uno de los tantos escenarios hipotéticos.

  • Asume el nuevo compromiso

Este paso se relaciona directamente con el anterior, es decir, el asumir un nuevo compromiso y oportunidad con tu acreedor significa que debes cumplir con el mismo a cabalidad si tu cometido es limpiar tú ya manchado historial crediticio.

Cumple con los nuevos pagos exigidos, pues todo incumplimiento adicional posterior a una reestructuración podría acarrearte un registro aún más negativo del que llevabas.

  • Salda tu deuda a totalidad

¿CÓMO LIMPIAR MI HISTORIAL DE CRÉDITO?

Una vez saldada la deuda pendiente, el ente financiero te proveerá de una carta de finiquito, de manera que esto actualizará casi de inmediato tus estados actuales del buró crediticio y el historial respectivo.

Aprende de los viejos errores y reincorpórate a tus labores

Culminado el reembolso de la deuda pendiente, ahora dispondrás de un historial crediticio positivo con el que sabrás administrarte y aprovechar mejor cualquier oportunidad financiera que requiera de tu historial crediticio en cualquier momento.

¿Qué se necesita para limpiar tu historial de crédito en líneas generales?

En resumidas cuentas, necesitas mantener la calma y los pies sobre la tierra en todo momento, para no caer en ofertas engañosas de estafadores que digan tener “la solución mágica”. A su vez, debes comprobar el número de instituciones a las que les debes algún pago, para después negociar un nuevo compromiso con cada acreedor (que deberás cumplir por supuesto) y así limpiar la mancha originada en tu historial.